fbtwin

La trastienda

Llega a ser el que eres. Píndaro 

Es muy normal que tengamos guardada buena parte de nosotros debajo de la alfombra, o en una especie de trastienda que procuramos que nadie vea
por temor a ser juzgados, incomprendidos, en suma, no amados. Recuerdos, carencias, etc., que consideramos defectos, y que nos resultan dolorosos y nos impiden vivir con bienestar. Sin embargo, se merecen sacarlos a la luz porque son parte nuestra que sentimos importante.

Te propongo que te animes a dar luz a todo, nada hay más reparador ni liberador que asumirnos tal cual somos, en primer lugar tan cambiantes y
con tantas caras, que por eso no merece esconder ninguna porque es darle mayor fuerza de la que tiene. Verás desde la confianza, respeto y
confidencialidad, cómo todo puede ser integrado, y redefinido en su más proporcionado lugar, y hará de esa trastienda un claro escaparate
desde el que vivir con tranquilidad.